Torre de los Moros

Fuentespalda contó con un castillo, que prácticamente era lo único que existía en ese terreno y que pertenecía a la baronía de Valderrobres, hasta que Antonio de Buros, señor del castillo, dio carta de población a dieciocho vecinos de Valderrobres y Fuentespalda; empezó de este modo a ser habitado. Tuvo varios propietarios y Arnaldo de Fontespátula vendió sus derechos a los Oteyza quienes mandaron construir esta torre defensiva. 
El castillo, del cual sólo queda esta torre de mampostería con los lados reforzados con sillar, se encontraba en la zona  más elevada del promontorio que domina el caserío. Es de planta rectangular, de tres pisos y probablemente debía tener remate almenado. En la actualidad, esta torre está restaurada y se cubre con tejado a cuatro aguas bajo el cual hay un cadalso de madera con balcón corrido. La puerta de ingreso, en arco de medio punto adovelado, da a la calle Bonaire. En esta fachada principal también se observan dos ventanas, una en la primera planta enmarcada por sillares y con forja  y otra en la última en arco de medio punto dovelado. La parte trasera del edificio da al campo.
Por su pasado como torre de vigilancia, nace sobre la roca y presenta vanos rectangulares a modo de saetera en la planta baja y mechinales en toda la fachada. De su pasado como prisión, quedan en su interior argollas clavadas en el muro y cadenas

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar