Lengua catalana en Fuentespalda

En la parte oriental de la comunidad autónoma de Aragón en la que se incluye Fuentespalda, se localiza una franja territorial, denominada Franja oriental de Aragón, en la cual se emplean variedades y modalidades lingüísticas de la lengua catalana.
Esta lengua convive con el castellano que es el idioma oficial y que se usa habitualmente de forma escrita. Sin embargo en el ámbito familiar la lengua habitual es el catalán propio de esta zona de Aragón.
Se afirma que los dialectos del catalán que se hablan en la Franja de Aragón tienen algunas características propias debidas al contacto con el idioma aragonés y el castellano. La tradición de los dialectólogos hispánicos desde el siglo XIX no reconoce la existencia de una unidad en los dialectos de la zona oriental de Aragón, sino que se encuadran dentro del Catalán nordoccidental bajo cuya denominación se acogen tanto el pallarés como el leridano.
La lengua catalana en Aragón no suele ser denominada como tal por sus propios hablantes, sino que se inclinan a emplear principalmente los gentilicios locales para denominar a su habla propia como son ejemplos el fragatino (fragatí), tamaritano (tamarità), maellano (maellà), etc. El término chapurreado (a veces escrito chapurreau o chapurriau) es empleado también en ocasiones.
Desde 1984 se enseña como asignatura optativa el catalán normativo en los centros escolares del Aragón catalanófono, a través del Departamento de Educación de la Diputación General de Aragón.


Reconocimiento legal
La Ley de Lenguas de Aragón de 2009 define que los idiomas aragonés y catalán son “lenguas propias originales e históricas” de la Comunidad Autónoma de Aragón. Aunque esta ley no declara explícitamente la oficialidad de estos idiomas, tal y como preveía que lo haría la ley de lenguas, según disponía la Ley de Patrimonio Cultural Aragonés de 1999.
En 2001, el gobierno de coalición PSOE-PAR promovió una Ley de lenguas que no fue finalmente tramitada, pero en su anexo II se listaban los municipios que se declaran de utilización predominante del catalán normalizado. Esta ley era consecuencia del dictamen de una comisión especial de estudio de las Cortes de Aragón sobre la política lingüística en Aragón, que ofreció sus conclusiones en noviembre de 1997.En sus conclusiones, se aludía explícitamente a la existencia en Aragón de tres lenguas: el castellano, el aragonés y el catalán (“empleado en forma de variedades locales diversas como instrumento habitual de comunicación eminentemente oral en las zonas limítrofes con Cataluña, zona compacta constituida por la Ribagorza, La Litera, el Bajo Cinca y parte del Bajo Aragón zaragozano y turolense”)
Listado de los municipios que se declaran de utilización predominante del catalán según el anexo II del anteproyecto de Ley de Lenguas de 2001:
  • Provincia de Huesca:Albelda, Alcampell, Altorricón, Arén, Azanuy-Alins, Baells, Baldellou, Benabarre, Bonansa, Camporrells, Castigaleu, Castillonroy, Estopiñán del Castillo, Fraga, Isábena, Lascuarre, Laspaúles, Monesma y Cajigar, Montanuy, Peralta de Calasanz, Puente de Montañana, San Esteban de Litera, Sopeira, Tamarite de Litera, Tolva, Torre la Ribera, Torrente de Cinca, Velilla de Cinca, Vencillón, Veracruz, Viacamp y Litera y Zaidín.
  • Provincia de Zaragoza: Fabara, Fayón, Maella, Mequinenza y Nonaspe.
  • Provincia de Teruel:Aguaviva de Bergantes, Aréns de Lledó, Beceite, Belmonte de San José, Calaceite, La Cañada de Verich, Cerollera, La Codoñera, Cretas, Fórnoles, La Fresneda, Fuentespalda, La Ginebrosa, Lledó, Mazaleón, Monroyo, Peñarroya de Tastavins, La Portellada, Ráfales, Torre de Arcas,


Aspectos lingüísticos
La lengua catalana hablada en Aragón tiene continuidad con los dialectos hablados en Cataluña, todos ellos clasificados dentro del bloque dialectal noroccidental de dicho idioma; hay una clara correspondencia con el consonantismo catalán, el sistema vocálico, el uso de la forma del artículo masculino «lo», y el vocabulario propio de los dialectos citados.
El catalán de Aragón muestra aspectos de continuidad dialectal con el idioma aragonés en el norte, y refleja a su vez elementos tanto de la castellanización, como de singularidades locales y comarcales, al tratarse de un territorio fundamentalmente rural y donde no se ha aplicado la enseñanza del catalán normativo.
En la provincia de Huesca es donde se dan mayor número de fenómenos de carácter más restringido, lo cual permite en algunos casos emparentar las hablas locales con las de transición de la Ribagorza occidental, como la palatización de la consonante lateral de los grupos /pl-/, /bl-/, /fl-/, /kl-/, el uso de /ch/ para J- o G+e, G+i, o las formas del imperfecto -eba / -iba.
Más al sur destaca el caso del municipio zaragozano de Maella, el cual el filólogo Joan Coromines consideró como isla dialectal, donde se mantiene el resultado de la /ch/ y se emplea una e abierta (especialmente para la -A), entre otras peculiaridades.
Ya en la provincia de Teruel cabe destacar las modalidades de Aguaviva (Teruel) y La Ginebrosa, con unos rasgos considerados en algunos casos como arcaizantes. Las modalidades turolenses modernamente reciben el nombre de «valenciano de transición». Al sureste de la provincia de Teruel, en la parte limítrofe con Castellón y el Rincón de Ademuz, las comarcas de Gúdar-Javalambre y el Maestrazgo, pueblos como Rubielos de Mora, Olba, Cantavieja o Mosqueruela hablan el dialecto de transición conocido como «churro» o «segorbino»que incorpora el léxico del valenciano del Maestrazgo al castellano, con marcados giros aragoneses.Este habla es común al del interior de Castellón y al de las localidades más orientales de Gúdar-Javalambre y el Maestrazgo aragonés, en contraste con las occidentales, donde no se ha adoptado apenas léxico catalán.


Uso lingüístico
Según el Instituto Aragonés de Estadística, el castellano es la lengua habitual del 49,0% de la población de las comarcas orientales, el catalán lo es del 47,1% y un 3,1% de la población tiene las dos como lengua habitual. Extrapolando los datos al universo poblacional, se tiene 32.092 personas con el castellano como lengua habitual, 30.860 que tienen el catalán y 2.004 con ambas por igual. Se utilizó una muestra de 1.351 individuos, entrevistados por vía telefónica entre diciembre de 2003 y enero de 2004.


Lengua habitual por comarcas
En esta tabla aparece desglosado por comarcas el porcentaje de la población que tiene como lengua habitual el español o el catalán, según el Instituto Aragonés de Estadística.
Lengua
Español
Catalán
Español
y catalán
Otros casos
Total Comarcas Orientales
49,0%
47,1%
3,1%
0,8%
Ribagorza
55,3%
38,3%
4,9%
1,5%
La Litera
61,9%
34,5%
2,5%
1,1%
Bajo Cinca
39,6%
57,0%
2,8%
0,6%
Bajo Aragón-Caspe
65,4%
32,3%
1,9%
0,4%
Matarraña
12,1%
83,5%
4,1%
0,4%
El catalán es usado como lengua habitual más que el castellano en Matarraña y en el Bajo Cinca, mientras que el castellano es más usado que el catalán en el Bajo Aragón-Caspe, La Litera y Ribagorza. Cabe señalar que salvo en la comarca de Matarraña, en las otras cuatro se encuentran englobados municipios monolingües en castellano.
Según el Instituto Aragonés de Estadística, el 90,2% de la población de las Comarcas Orientales comprende el catalán, el 68,2% sabe hablar catalán, el 60,2% sabe leerlo y el 23,3% sabe escribirlo.


Literatura
La tradición literaria en lengua catalana de Aragón es reciente pero no por ello poco relevante, siendo destacables escritores como el turolense Desideri Lombarte, el literano Josep Antoni Chauvell, y especialmente el mequinenzano Jesús Moncada, del cual se han traducido sus novelas a numerosos idiomas y siempre ha tenido una excelente crítica y acogida por parte del público.
En segundo lugar cabe destacar otros autores más centrados en aspectos locales y en la producción escrita en habla local como son ejemplos las hermanas fragatinas Beán (Andreseta y Pepeta), o la turolense Carmeta Pallarés.


Problemática lingüística
Existe un punto de vista, representado principalmente por la federación de asociaciones FACAO que considera que estos dialectos no pertenecen al catalán sino que forman un idioma independiente llamado Aragonés oriental.
Sus argumentos chocan con quienes defienden la unidad lingüistica de la lengua catalana. Por ello se suma a esta asociación con los estudiosos que defienden las modalidades valencianas y baleares habladas en dichos territorios como diferenciadas de la lengua catalana normativa, con las dificultades anexas y la polémica más que secular para conseguir una ortografía consensuada para todas las variedades lingüísticas.
Existen importantes controversias sobre la realidad de la lengua en las comarcas orientales de Aragón, pues aún reconociendo la vinculación de la misma con el catalán normalizado que se usa en Cataluña, existe una cierta desconfianza por la sensación de que desde Cataluña, el fenómeno de la lengua se utiliza como instrumento de colonización cultural, a lo que se opone mayoritariamente la población que se considera aragonesa.
A pesar de estos pequeños conflictos, existe una perfecta convivencia entre catalán, y castellano, al menos en el plano doméstico. El catalán sirve para relacionarse en el ámbito familiar, en el ámbito local, con los vecinos catalanes, mallorquines y valencianos; y el Castellano es mas, el idioma de los “documentos”. Es una convivencia pacifica e inteligente que tiene muchos aspectos positivos y pocos negativos.

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar